¿Mejora? ¡si!

En los noventa cuando me diagnosticaron me dijeron que era crónico. Yo me he emperrado en demostrar que no es así. Si luchas y utilizas herramientas, se superan los síntomas y puedes lograr un equilibrio positivo en tu vida.