Blog

Un test orientativo

ESTE TEST NO ES UN DIAGNÓSTICO CLÍNICO.

Sirve para tener una noción.
-Hace más de 5 años que tengo problemas casi cada semana que me impiden llevar una vida normal en al menos tres ámbitos distintos: pareja, laboral/estudios, amistades, familia. SI NO

– Habitualmente mis problemas me producen un sufrimiento muy intenso y difícil de soportar tanto para mi mismo/a como para los que me rodean. SI NO

– He intentado solucionarlo visitando diversos profesionales de salud mental y sin embargo los problemas persisten. SI NO

– Algunos de mis problemas empezaron alrededor de la etapa adolescente o antes (aunque quizás entonces yo no fuera tan consciente de ellos). SI NO

– Cuando pienso que alguien a quien quiero va a abandonarme, me pongo furioso/a e intento evitar desesperadamente que lo haga. SI NO

– Tiendo a idealizar y devaluar a los demás con facilidad y de manera muy repentina. SI NO

– A menudo tengo dudas acerca de mi identidad: como soy, lo que quiero, lo que me gusta, lo que debo hacer, a quien debo querer, etc. SI NO

– Soy impulsivo/a en cosas que son potencialmente peligrosas o dañinas: compras, sexo, alcohol, drogas, conducción, comida; y eso me ha causado problemas. SI NO

– En situaciones extremas, he tratado de hacerme daño o matarme, o he amenazado con hacerlo. SI NO

– Cambio con mucha frecuencia y de forma rápida de estado de ánimo en el mismo día. SI NO

– A menudo me siento vacío/a. SI NO

– Tengo con frecuencia ataques de ira que no puedo controlar. SI NO

– Ante situaciones muy complicadas y tensas me vuelvo suspicaz, me siento ausente o distante, desconecto de la realidad temporalmente. SI NO

 

VALORACIÓN

Si has puntuado positivo en las cuatro primeras preguntas y después en al menos cinco de las otras, podrías tener trastorno límite de personalidad. Recuerda basarte en ejemplos concretos y no solo en impresiones a la hora de contestar. Consulta con un profesional que pueda confirmar tus sospechas.

 

Test extraído del libro sobre el TLP “Volver a aprender a montar en bicicleta”, Ed. Morales i Torres. 2007.

Un duro diagnóstico

Estimados amigos, recibir un diagnóstico de Trastorno de Personalidad de Límite no es nada fácil de encajar ni plato de buen recibo de ninguna clase. A ninguno nos gusta sentirnos  mal y no poder disfrutar de la vida como nos gustaría. Pero  podemos aplicar las herramientas a nuestro alcance para superarlo. No perdáis jamás la esperanza en la mejoría ni la actitud positiva ante la vida.